miércoles

Voy y vengo
La senda se me oculta
entre el rastro de otoño

Ah viejas hojas secas
que se marchan al polvo

Voy y vengo
Me entretengo en el limbo
con mi mundo de niño
que nunca se ha marchado

La charla con mis miedos
se hace larga
hasta entrada la noche

Me escoltan mis fantasmas
el rostro de mi viejo
me mira y me reclama
Se me convierte en nube
sumido entre sus magias
Quiere contarme cuentos
que nunca me contara

Cuántas neuronas muertas
del campo de batalla
se llevaron preguntas
entre dulces palabras

No lo sé
Los pasos se me han vuelto espermas descartados
diseminados por caminos y lechos olvidados
Niño
o niña
No lo sé
No sé tantas cosas
aunque los ecos me repitan
al tortuoso cansancio
Estoy aquí
reciclando las mentiras
vestidas de verdades
Qué molestas son las paredes de los cafés

Voy y vengo
Cuando vengo siempre te encuentro aquí
arrimada a mi lecho
Eres linda
Encantadora
Qué te dije
Qué te prometí
No lo sé
He soñado tantos paraísos desnudos
que podría inventar otros tantos dioses
no es eso lo que esperas
no lo sé
O sí
No lo sé

En tu mirada hay brillo
y lágrimas
Tiemblan tus labios cuando respondes si pronuncio tu nombre
Te miro
Tu alma canta salmos a la memoria
Eres bella
y en tu mirada hay un espejo
que abjura de los paraísos.

Voy y vengo
por esa puerta abierta
La senda se me oculta
tras el rastro de otoño

Miro mis manos y me parecen hojas
Todas las hojas quieren volverse polvo

No lo sé
No lo puedo explicar
Sólo espera a que vuelva
Te contaré un misterio
Las rutas otoñales
de mi esquiva memoria

No hay comentarios.:

No copie, use la imaginación...

Creative Commons License
Esta obra creada por Céu de Buarque y colaboradores de Puentes de palabras está bajo la licencia de Creative Commons -No comerciacializar-Difundir sin modificar 2.5 Argentina License.

el Mapa de Puentes

Una flor silvestre en la Web

Una flor silvestre en la Web