domingo


La estatua, pequeña, no más grande

que una botella de vino,

tiene una niña que mira el cielo, o cuenta;

(talvez estén jugando a las escondidas),

luego un paralelepípedo detrás

sobre el cual ella se apoya, y en la cima,

una oca que estira el cogote, y que no sé

si husmea su frente o quiere darle un beso.

Todo con el color de la terracota.

Es uno de los tantos objetos que,

sin que se den cuenta mis ojos

aspiran y me despojan del tiempo.


No hay comentarios.:

No copie, use la imaginación...

Creative Commons License
Esta obra creada por Céu de Buarque y colaboradores de Puentes de palabras está bajo la licencia de Creative Commons -No comerciacializar-Difundir sin modificar 2.5 Argentina License.

el Mapa de Puentes

Una flor silvestre en la Web

Una flor silvestre en la Web