sábado

se siente feo que digan que no vengan aquí
aquí vivo
ando por las calles
leo las noticias
tomo carreteras
y la gente que aparece en las fotos de la prensa
es gente como yo
se siente feo
me pregunto cómo empezó todo ésto
y lo sé
mi trabajo ese saberlo
el principio de todo tiene ya poco sentido para apagar los fuegos
son los fuegos los que arden
es el fuego el que mata y que destruye
y yo pienso en las armas
aquí no se hacen armas
las armas son negocio millonario
que prospera con las guerras
las ganancias son tantas
que no quieren quedarse sin botín
no quieren que se acaben las guerras
Criminales se arman detrás de las fronteras
al Estado le prestan para armas detrás de las fronteras
lo endeudan
tsunami de armas para mares de sangre
la crisis se equilibra con el comercio de armas
se siente feo que digan que no vengan aquí
podría decirse, en cambio, que no se vendan más armas
habría menos muertos
aunque menos ganancias con el tráfico de armas
no es el todo
pero si es una parte importante del problema
..
Preciosa Ceu.
Gracias por invitarme a este puente de palabras.
Ha sido un placer.
ya se acaba el receso
los minutos se agotan
nos llamarán los pendientes de la vida
para segar todos nuestros espacios

extrañaré
esta práctica tonta de relatar absurdos
mientras que la cuchilla
guillotina las horas
de los espacios diarios

qué risa
me imagino...
fiesta de carnaval
con su disfraz de letra.
Ellas se hicieron madre e hija
contaban con que el tiempo...
contaban con que el amor se hiciese eterno
El hijo cariñoso se encontró otro cariño
ellas dos se dolieron
Una tarde vino el nuevo amor
con sus pestañas moras
y si rostro de sombras mágicas
No hubo ecos
en el lenguaje sin palabras
nunca más han vuelto
juntos, no.


Se refugió en nosotros
porque a falta de frutos se huele a la semilla
Salen juntas
Se hicieron madre e hija
Duerme los fines de semana entre sus ropas
Le gusta andar descalza para cubrir sus huellas
Duele que a veces el viento no entre por las ventanas del oriente
y busque los portillos
para engañar a todos.
La lluvia ayer pasó por las montañas de concreto.
Olía a humedad.
Apresurados pasos buscaban refugio bajo el techo de comercios vacíos.
Vino la brisa y se marchó.
Las nubes oscuras tan solo nos miraron con amenaza o burla
La tarde se hizo vieja
Marilú nos llamó para traer su soledad a unirla con la nuestra
Charlamos largo tiempo
había borrascas de llantos en su pecho, amenazando lluvia.
Habilidad de mujeres para eludir el llanto cuando quieren
Cuando llegó la noche, salimos a buscar un capuchino.
No hubo lluvia.
No hubo llantos.
una guitarra tiene al menos seis cuerdas
una caja de madera
un brazo largo
con tantas guillotinas para ahogar las cuerdas sin que mueran
reduciendo
alargando
para volverlas tantas
que, difícil, se cuentan
maravilloso invento
que se vuelve una orquesta.
nos quedamos navegando el silencio de las calles vacías
largas placas de concreto ardiendo bajo el sol
los motores de los autos parecen abejas solitarias
entre un jardín de muros
y el reloj de aquí enfrente
que marca entre chasquidos
los que falta en sus cuentas
para que todos vuelvan.

Desde la pantalla y el teclado
consumo los minutos
sin saber otra forma
de tolerar la tranquilidad
de este puerto vacío
de pasos apurados.

viernes


El verano
quiere charlar con ella
en esa lengua muda
de cortinas cerradas
y sillones de cuero

Un cirio perfumado
envuelto en aluminio
siempre espera que vuelva

Cuántas veces desnuda
mis labios le surcaron
los pliegues
los secretos
que la llenan de vida

Ella marcha y no mira
Sabe que un cirio espera
siempre existe una tarde
que vence la premura




Ecos

Me encuentro aquí
derramando el cántaro
Viva quiere la letra
el caudal de lo escrito

¡Oh!
¡Preso de mis angustias
por mi encuentro con ella!
Dibujo su mirada
Desde el alma la miro

No eres tan diferente
Tienes cava de letras
añejas de cultivos
Vid entre los recuerdos
tiene un sabor amigo

Queda abierta la puerta
Corridos los pestillos
Que la frágil palabra
tienda ese eco reactivo.




























Somos nosotros
Antes
y después
de los recuerdos

Mito de soledades y miserias
Deja tus basureros
en los cubos vacíos
del paradigma mortal
que se ha extinguido

Cuerpo de Ola

Cuerpo de ola

Cuando te amo
Cuando te hablo
Cuando te beso
Cuando te miro
soy
cuerpo de ola

Gota sonora que estalla sobre ti
Entre sal
espuma

Recipiente de luna vieja
Nido de sirena encantada
que disuelve tu llanto

Pule
cuerpo
alma

Maravillosa perla

Respuestas



























"Sé que nadie me cree"...

La voz de mi poeta
tiene un fondo profundo
Un navegar que espanta
Que se evade del mundo
Puerta que queda abierta
al silencio fecundo
mientras todos debaten
personajes y rumbos.

Sé que nadie me cree
de que cierro los ojos
y me vuelvo viajero
Soy cauda de cometa
o brillo de lucero

Guardián de tantas lunas
que no tienen inviernos
que no tienen otoños
ni eclipses pasajeros

Mi navegar despierta
siempre que yo lo quiero
Y si quieres respuestas...
responderé sincero
diré que estoy aquí
porque siempre te espero.

Mi Nombre





























inspirado en un tema de Eduardo Roberto

... "si hoy me dicen Melquíades
entiendo que es conmigo".

Fueron las voces viejas
las que me dieron nombre
entre raíz de lenguas
antes desconocidas

He llegado entre llantos
como todo despierta
me causaban espanto
los bultos y las puertas

Dominio de sonidos
que practican las lenguas
y entienden los oídos
al navegar sus leguas
mientras dura el latido
que cruza las veredas

Aprendí que es mi nombre
aunque no tenga alguno
en la eterna floresta.

Cuando hayamos partido
de esta casa al etéreo
no busques mi figura
porque debe estar muerta
no me busques los ojos
porque se han vuelto tierra
soy sólo tu suspiro
tu transitar que espera
vagando entre galaxias
entre nubes de estrellas
asumido en espacio
que transmuta a tu vera
hacia otra maravilla
con un nombre cualquiera.




Miau

Es haragana

Por las noches se fuga tras las puertas
para bañarse en luna
y espumas de aire fresco

Tejados y tejados

Adora la luna
pero no se deprime si la noche sólo muestra a los luceros

No sé si duerma

La noche ofrece tanto silencio de presencias humanas
para ejercer sus recursos acechantes
tras roedores esquivos

Viene cuando aparece el sol por el oriente
cuando se abren las puertas
y nuestros pasos se apresuran
para tejer rutinas
y absurdos afligidos

No responde preguntas
Maravillosa lengua
que elude dar respuestas
emitiendo maullidos

Sabe escoger rincones silenciosos
entre sillones blandos
y objetos requeridos

Duerme

Maravillosa siesta
bajo techos aislados
y mimos merecidos

Es un peluche vivo
que se siente princesa
y presta sus favores
para vaciar en ella
ternuras reprimidas.

martes

a B.

Poema dedicado a mi amiga B.
Esclerosis múltiple

Qué pasmo tan mortal
Qué puerta abierta que parece cerrada
Qué sendero burlón que se atreve a esperarnos
sin platicarnos nada
Qué tarde clonada frente al muro
que mueve sus destellos
sin llevarse los ojos
al paraíso absurdo

Pálida sombra sin velo
que se vuelve mortaja
mientras todo se pudre
en el nunca se acaba.

Los fantasmas vienen
tocan las manos
derraman lágrimas
y dibujan sus rostros
con mirar de martirio.

Las palomas no vienen
las blancas
las del vuelo por sobre el campanario
las pienso en amarillo
y unas veces en rojo
con moño y con listón
y un pico blanquecino.

La mujer de blanco llega
con su trapo y su frasco de formol
y otras tantas botellas
La vida pasa y se espera
sin saber qué se espera
con las piernas tan muertas
y las manos tan quietas
mientras que la mirada
se oculta tras los párpados
como si fueran puertas
contratiempo, cerradas.

miércoles

Quiero mirar con mis ojos de niño
Perseguir una nube
Capturar una estrella
Seducir a una sirena para que viva feliz en mi caja de música
Quiero pintar un arcoiris en la faz de la tarde
Y un globo de oro
Sobre la línea nostálgica de la playa
Quiero ver de nuevo los trenes de vapor dejando su huella de nube entre los cielos
Escuchar la campana llamarme por mi nombre
Perseguir al carro de helados esparciendo por los bordes de los ecos
la música de Fernando Sor
Quiero ver al abuelo dormirse entre sus libros
Y a la abuela platicar con la tarde
Con sus suaves ronquidos
Quiero ver los ojos de “El Canelo”
con su mirada boba
tan dulce y amorosa
como no mira un niño
Quiero en miradas dulces
Disfrazar tanta muerte
Tanta bestia asesina
Que disfraza sus huecos más vacíos
Con máscaras dolientes
y lenguajes de tiros
asesinando gente
Amada
La tarde quiere tu perfume
Yo quiero tu mirada

Cuántas horas faltan para que venga la luna

Desde la nube
El guardián de las sombras convoca a los romances
Los tocadores de cítara escuchan los aleteos del alma
mientras tensan las dulces cuerdas
más allá de la soledad de las calles de invierno
y de las oraciones de las olas encrespadas

Los ojos de mi amada están cerrados
Sueña
Respira entre flores de nardo y crisantemo
Ignorando el llamado
que la viste de hada
cerca de las estrellas

Duerme serena
Con sonrisa de novia
Mientras los cirios lloran
su palidez extraña.

martes

Velo de lluvia.

Gota que flota
mientras se vuelve río
en el mundo de asfalto
que suplica ser polvo
para sentirse vivo.
Antes del alba te vistes de azul
Azul misterio
Hojas azules con sombras azules
Nidos vacíos llenos de ausencias azules
Gotas del sereno apenas perceptibles
con transparencias celestes robadas a los sueños
Telarañas de seda azul
Mi mirada se pinta de tu ramaje estelar
mientras lejano
algún destello ocre
se asoma entre las nubes estériles de este año

En mi mirar azul
surge un encantamiento temeroso
aferrado
que se resiste a contemplar lo rutinario
que brota sobre el suelo
con su dosis de bestia

El universo rojo
cotidiano

viernes

más allá del abismo
de pupilas cerradas
entre piernas desnudas
adormece la falda
velo frágil que invita
la exploración deseada
incienso olor a himen
flotando en llamarada
deja puertas abiertas
al verso sin palabras

miércoles

Voy y vengo
La senda se me oculta
entre el rastro de otoño

Ah viejas hojas secas
que se marchan al polvo

Voy y vengo
Me entretengo en el limbo
con mi mundo de niño
que nunca se ha marchado

La charla con mis miedos
se hace larga
hasta entrada la noche

Me escoltan mis fantasmas
el rostro de mi viejo
me mira y me reclama
Se me convierte en nube
sumido entre sus magias
Quiere contarme cuentos
que nunca me contara

Cuántas neuronas muertas
del campo de batalla
se llevaron preguntas
entre dulces palabras

No lo sé
Los pasos se me han vuelto espermas descartados
diseminados por caminos y lechos olvidados
Niño
o niña
No lo sé
No sé tantas cosas
aunque los ecos me repitan
al tortuoso cansancio
Estoy aquí
reciclando las mentiras
vestidas de verdades
Qué molestas son las paredes de los cafés

Voy y vengo
Cuando vengo siempre te encuentro aquí
arrimada a mi lecho
Eres linda
Encantadora
Qué te dije
Qué te prometí
No lo sé
He soñado tantos paraísos desnudos
que podría inventar otros tantos dioses
no es eso lo que esperas
no lo sé
O sí
No lo sé

En tu mirada hay brillo
y lágrimas
Tiemblan tus labios cuando respondes si pronuncio tu nombre
Te miro
Tu alma canta salmos a la memoria
Eres bella
y en tu mirada hay un espejo
que abjura de los paraísos.

Voy y vengo
por esa puerta abierta
La senda se me oculta
tras el rastro de otoño

Miro mis manos y me parecen hojas
Todas las hojas quieren volverse polvo

No lo sé
No lo puedo explicar
Sólo espera a que vuelva
Te contaré un misterio
Las rutas otoñales
de mi esquiva memoria
poemar es como el canto
sin esfuerzo
natural
como lluvia que puebla de cristales la montaña
como cascada que cae
inventando figuras
en las manos del viento

es como el beso
dejado entre los labios
en la justa medida
del intento que alienta
tejidos de romance
con las puertas abiertas

es como la voz de la mañana
entre cantos y trinos
y lluvias de colores
que desperdiga el viento
en extraños lenguajes
que no precisan metro

poemar
enjaular la erupción del momento
que lamiendo se aleja
en las alas del viento
al mundo de no vuelvas
donde va el pensamiento

hacen pum

Hacen pum
y matan

Se llevan los alientos
Fugitivos
desde esas fosas huecas como pozos

Hacen pum
y los ojos derraman tantos llantos
tantos gritos
tantos corajes compungidos
entre los cuerpos temblorosos

Cuerpos mestizos revestidos de mentiras
que delatan violencia
y desprecio a la vida

Oh las armas
Oh las drogas
Oh el mercado del dólar
Oh los poderes ocultos tras el lucro

Muerte viene y cruza a las fronteras
y regresa
con su cuerpo de muerte

Hacen pum y matan
Muerte
Dolor
y furia contenida

Entre tanto
resuenan
con sonidos de gloria
los dólares que ingresan
las arcas migratorias
de la industria de guerra
de la adicción que mata
sin que se cree memoria

Hacen pum
y vuelves la cabeza
en espera de bala
como cifra de guerra

A Javier Sicilia

A Javier Sicilia
Sin méritos
ni el saber cómo hacerlo.

Ay mis viejas palabras

Silencio
Sombras
Locura

mi pobre abecedario casi muerto

Y yo
en entremeses de ayunos belicosos
que buscan perturbarme y darme muerto

Lego ideas absurdas a las líneas
envuelto entre escozores macilentos
fantasmales
rutinarios de doctrinas tan absurdas...
El abrupto suspiro
me cuenta que no he muerto

Vuelvo ajenos los ojos a las calles
en busca de razón y hasta de heridas

La prostituta me habla
ofreciendo deleites
"Misticismo entre piernas"
Tan solo unas monedas
cadenas de su vida

Bebo café
Entre las páginas que ojeo
encuentro el llanto de un poeta
que llora a su hijo muerto

Dice Javier Sicilia
que su poeta ha muerto

A mis viejas palabras
Silencio
Sombras
Locura
le añado la de muerto

Triste voz de este tiempo
pusilánime
adverso.

Magia femenina

...en la tarde cualquiera
con el sol de ese siempre
y esta primavera enveranada

Muerta un poco la luz
Muda un poco la calle

Dura
Rígida
Tortuosa un poco
la banca de metal viejo y fundido

Con esa lágrima lavando
algún travieso polvo
en la mirada opaca
preñada de penumbra
gravitando en el lecho de la muerte
sin nuevos paraísos emotivos
ausente de pecados seductores

La vida vuelve
Entreverada en místico perfume
y una solapa golosa y transparente
que deja libre galopar
sendos tesoros femeninos
galanos al vaivén
de unos tacones altos
con dedos fugitivos

Calle con lluvia generosa para eriales de pecho

Tarde única por los destellos rosados

Hambre que se apetece
desde labios rojizos
y un talle tan delgado que enternece

Magia
místico secreto encumbrativo
de caderas torneadas como jarro

La magia trascurre
entre pasos que marcan las distancias
Luego se queda quieto
y el vacío que queda
le dice a la pupila que ha partido

Pasa y no vuelve
pero el sabor se queda
como cuerpo de nido
en la emoción que fluye y no se muere

Yo le digo que no.


“El poema no es apto todo el tiempo”


Yo le digo que no

Que la palabra bulle en el alma con ecos estruendosos

Y se convierte en hipo

En eructo

En un quejido que desgarra la conciencia colectiva

mientras la daga atraviesa los tejidos

de los cuerpos amados

Sólo ver

Sólo oler el viento

Tomar sabor al agua

Y cerrar

con un moño de luto

el libro de las letras radiactivas

Ella dice que no

Que el poema no es apto todo el tiempo

para enfundar belleza en las lejías

de este dolor humano

Yo le digo que no

Que cada letra

deja un sello de vida en el ocaso

con ecos de las voces que han partido

tras nuestros comedidos lavamanos

No copie, use la imaginación...

Creative Commons License
Esta obra creada por Céu de Buarque y colaboradores de Puentes de palabras está bajo la licencia de Creative Commons -No comerciacializar-Difundir sin modificar 2.5 Argentina License.

el Mapa de Puentes

Una flor silvestre en la Web

Una flor silvestre en la Web