miércoles

Metamorfosis equinoccial

La hora del brindis llega
nos alcanza
nos toca.

Otro año más

Entre el murmullo de los buenos deseos
me sumerjo en el recuerdo
Lo bebo de nuevo.

Llegar hasta aquí no tuvo ningún caso
sin tantos pasos
sin tantos besos
sin tantas palabras arrancadas al tiempo

¡¡¡¡ Felicidades !!!

Las campanadas suenan
acompañando los minutos que nos trasladan a una nueva cuenta.
Salud
Felicidad (...)
Dinero...

Dentro de mí transpiran los deseos
-Vivencias -digo-.
-Recuerdos y presencias que deleiten los sentidos
lo demás viene solo...

Me sumo a los abrazos
y a los buenos deseos;
Los lloriqueos no faltan.

Unos ya sin remedio;
otros profesando en el monasterio de la indecisión
para vivir la vida cautamente
amargamente.

Las palabras sobran
¿quién oye consejos a tiempo?,
¿quién predice que dé consejos?...

La vida es un paso que se da o se retiene,
las sendas van y vienen sobre infinitos rumbos,
todos bajo el sol y contados por minutos.
Vivir es andar entre rosales estrechos
con las piernas desnudas
y el corazón abierto.
Deleite y dolor
canto y llanto
causa y efecto.

El simbolismo se cumple
fuera, las calles reflejan la lucidez opaca de su mundo vacío de tramas
La cama espera para cerrar el ciclo y despertar de nuevo
haciendo que lo nuevo se refleje además de, en las fecha de los papeles.

domingo

La Nota

La nota...

Pulso..., y sale la nota

Gota de decibeles comprimidos
Vuelo de un feto de gorrión desamparado.

La nota

Sola
fenece en el silencio
que siempre la limita.

Miradas muertas

Me miras y me miras

Son tus ojos portal de conjeturas
y tus labios un falo penetrante.

Me miras y me miras.

Tu ira es callada
impotente al encuentro
Cadáver que vegeta
entre limbos morales,
temerosa de fiestas.

Me miras y me miras...
No te escurre humedad por la vagina
la deliciosa carne
yace muerta.

Personajes

Ellos
Los que sueltan su esencia
de los que canta, asombro,
la prodigiosa lengua
Son el viento que llora
por la vida fatal que les consume.

Maldito frío que se vuelve puñal
en los labios vaginales de la prostituta callejera.

Maldita orfandad que cobija las calles de humanidad desnuda.

Maldito espectro de mueca
que se asoma al cristal
donde se desdibujan las frustraciones irreparables
con maquillaje.

Ahí, con las miradas quebrando las distancias de las puertas cerradas
todo una selva aguarda
para saciar la vida.

Y así el canto.

La prostituta en "La Morgue"
el criminal sin cuello, desangrado,
y el esperma esperando de otra noche
absurda y sin condón
para recrear de nuevo
las marionetas de los textos literarios.

Al arte muerto

Mi arte en el auditorio de los silencios
de las miradas ciegas
de los oídos sordos
de las palmas fantasmas
que no suenan
ni se encuentran
en medio de la soledad lúgubre
del arte para un solo
que ama el arte muerto.

Mi firma

la primera vez que me miré al espejo
se despertó una angustia repentina
no soy Mi Madre Me dije
es Mi Rostro un total
rasgo de firma

me dio miedo ser un ser humano
con esa libertad que tal implica.

Ser vientre de mi madre
mirar desde sus Ojos
estar desde su Rostro
vivir desde su Vientre...

¡fatal naturaleza que domina!
El ser Yo, mi Yo
con Rostro y Rastro que distinga.

De alguna forma El Tiempo
que siendo ese presente en mis Pupilas
me obligó a concitar
con la vara que no educa ni domina
para que siendo Yo
entienda al otro yo
que conmigo se cruza, si camina.

Sin el clon.

Y las formas murieron como siempre,
tras el paso de moda.
Un mar de letras discriminadas
y de palabras proscritas
celebraron su muerte.
Salieron de su cautiverio literario
para andar por las calles
embriagando canciones
y mensajes sin verso
que declaran amores
y dibujan la vida

Su tristeza
Su alegría.

Las rancias formas de abolengo literario
quedaron en espera
tras la turba inmoral que las margina.

El abecedario recuperó la vida.

Ellas, Yo.

Sólo escribo
dejo en la nota la palabra que se exilia de mi mente
la que tiene el valor del fugitivo
rechazando el silencio como muerte.

Escribo meditando
garabateando soledades inspiradas
en el mar que se vuelca
a mis desiertas playas
y ese viento solar que las agita.

Ni me pienso poeta
ni las pienso poesía.

sábado

Be in the present


be in the present
Cargado originalmente por lilion

Fotografía de Bea Lilion, quien doy fe, ha dejado pocos colores de África fuera de sus fotografías.
Un beso Lilion. Y gracias por este recuerdo.
C.

jueves

Hoja Blanca

Un poema,
escribir un poema en navidad
y para navidad...
Me quedo pensativo
imagino un cuadro lleno de luces
con el árbol al fondo.
Los que están pensativos...,
los que se fueron, presentes en la mente.
Tantos, tantos recuerdos al hacer el resumen
de las cuatro estaciones que concluyen.
Tantos recuerdos viejos no merecen espacio en esa mesa
donde todos enjugan y celebran.
Los hombros pesan
y en el pecho se resiente de algún achaque misterioso.
No sé qué escribir para llenar la hoja blanca,
al fin y al cabo:
siempre vuelve a ser blanca.

martes

Patinetas de papel sobre una sonrisa muerta

.
Detrás de cada beso acurrucado
duerme un ángel.
Sobre los surcos descubiertos
palpita una sonrisa
como una marioneta sin gracia.
Arrugada se desfonda la piel
y entre sollozos adormece un niño
en patinetas de papel
buscando el viento donde remontar sus años,
los de ayer, los que fueron tersos,
acunando la franquicia sin límite de ser libre,
montado a pelo de sueños
con sus pies de pájaros en libertad.

Ya no vuela sobre las rúas del viento,
el ángel se durmió sobre un trompo inquieto,
gira, gira y aterrizará con su frente
sobre la pista cerrada
de una sonrisa muerta.

Inconsciente conciencia

.
Solidarias se despiertan,
pasan lista sobre la cara oculta
de la conciencia.
Las voces no profanas
se proclaman eruditas
en detrimento de lo absurdo.

Esas voces marcan oscuros,
querellan en albedrío,
se deslizan en calles con pies de brasas.
Señalan.
Provocan miedo, temblores.
Palpitan las angustias de sin razones.
Son las voces crueles
avistando lo profundo, lo que quema:
la flama incendiaria de la no vida
la cobarde inacción del cuerpo
la parálisis estentórea de la garganta,
la que niega;
no se asume autista.

Las voces y sus verdades
declaman la acción sobre el suicidio,
la posible muerte ensimismada.
Cuando sólo quede el aura de lo que fue
ellas serán quienes cierren la ventana
del despilfarro de ociosa vida
de quien se declare
en muerte crónica.
Escribirá
sobre la necia ceguera de lo que fue conciencia:
no abriste los oídos
no hiciste nada.

domingo

Telefoneadas delirantes



E:
Es un día horrible este que experimento hoy
es gris, lluvioso, me siento con una tristeza
que pienso que mi cuerpo pesa el doble...
Ah, me olvidaba, te doy las gracias por tu delicadeza femenina

C:
Aquí también, gris y lluvioso
¡qué coincidencia!, ¿no?
especial para comer
flan con dulce de leche

E:
¡Flan con dulce de leche!
¡eres genial! ¡qué ocurrencia!
hace años que no como dulce e’leche

C:
No te creo, yo no puedo
dejar pasar dos días sin por lo menos
lamerme una cucharadita,
más que nada en las noches,
me gustaría más el chocolate
pero cuesta demasiado,...
soy dulcera, lo reconozco
son pequeños gustos de la vida.

E:
El chocolate, dulce e’leche, la vida...

Si tendría que explicarme que es la vida
me tomaría mi tiempo, pues cada día
que me levanto estoy decidido antes que nada,
a tomarme el pulso para ver si continuo vivo,
luego frente al espejo hacerme un fondo de ojo
y vanidoso pensar que la imagen que veo
tal vez quede pegada en una del sexo opuesto
luego salgo a la calle atiborrada de gente
como las estrellas en el firmamento
que no logro saber cuántas son
cuántas nacen, cuántas mueren...,
¡como la gente!... ¿serán iguales a las estrellas?...,
pero hago mi paso más ligero
dejando de barruntar sobre problemas
demográficos y universales,
también olvido los diarios, los recuerdos
pero me agarran unas ganas locas
de comer dulce e’leche
¿será esta, aun si traída de los pelos
una mínima explicación de la vida?,
este esperar a que cambie el clima,
que llegue un nuevo día con su  noche
que las horas pasen con su paso
de gato preparando una emboscada,
pensando en lo difícil que será encontrar
en Italia un “almacén” con dulce e’ leche,...
Creo que estoy delirando

C:
¡No! Estamos todos adentro,
muy adentro de un libro abierto
somos vos, yo y la gente
personajes delirantes,
(…)
Todavía no la has olvidado.

E:
No, todavía no.

C:
Es necesario que pase el tiempo,
es difícil, lo sé,..

E:
Si, es cierto.

Para ella
Me gustaría acomodar mi cabeza
en tu hombro y percibir el perfume
que no sé de dónde provenía,
cerrar los ojos y murmurarte
que la vida también fue amarte,
así, con llaneza, en el espacio
sin pretensiones de la casa
que nos protegía y  enfrentaba,
pero ves, ahora no estás
y a veces siento que yo tampoco,
vago sin rumbo sabiendo que voy
al laburo a cumplir un horario indeterminado
y después de timbrar la salida
volver siempre a tu hombro
sintiendo tus cabellos que rozan mi frente,
a veces lloro, no tanto,
lo suficiente para mantener tu recuerdo
en la justa humedad,  
para sentirme más hombre
para continuar a amar
a todas las mujeres del mundo
aun si soy monógamo

C:
Amar, el único motivo para estar despierto

E:
La poesía y el amor, para estar despiertos

C:
La poesía posa sus naves
en puertos donde hubo naves de amor
ya descuajeringadas por el tiempo
pero aun listas para zarpar otra vez,
el amor relaciona todos los tiempos
todos los seres
con su misma esencia y condición...

E:
Relaciones has dicho, otra palabra llena de significados.

¿Qué relación habrá entre las estrellas
y la gente que atiborra este mundo?
¿Qué habrá sido de ella? Que será de mí, mañana,
cuando desayune, ¿continuaré a preguntarme
porqué este planeta gira
con giros tan precisos
y detrás de otro más grande...

C:
Están muy lejos las estrellas,
cuando las contemplo
en las noches sin luna,
me recuerdan a personas
que amé y tuve a mi lado
y también la belleza
de ese vestido oscuro
que llamamos cielo
lleno de lentejuelas,

E:
Y tú, pequeña, ¿dónde estabas
cuando yo había nacido?
eras la niña única e indispensable
para que el mundo no desplomara
la gota de amor en espera.

¿Qué relación habrá entre las hojas
que caen en el otoño y tu alegría
contenida sin alzar la voz?
evitando  romper  el íntimo silencio
de lo que no logramos expresar,

¿y nosotros? en que barco nos zarandeamos
con rumbo poco cierto, pero enfervorizados
porque mañana nos volveremos a encontrar?
¿Qué relación habrá entre las estrellas
y la gente que uno ama en este mundo?



viernes

Para-dojas para-cefa


Me gusta este andar sufriendo
libre de remedios celestiales
o resoluciones de hemiciclos,
aun si siempre es bueno tenerlos
al alcance de la mano,
Me gusta este vivir a saltos
apremiantes e inciertos,
sin buscar los motivos
de la vida y tratar de llevarla
a cabo,
curioso de sus estragos infinitos
y asombrado de sus milagros
de cada tanto,
me gusta vivir en bolas
sin saber adonde voy y de donde
vengo, me gusta vivir
y espero morirme, si habré coraje
irónico y riendo
me gusta la democracia
que se afea y horroriza en el espejo
me gustan los homosexuales
con sus extrañas sensibilidades,
me gustan los poetas marginales
cuando caminan medios muertos,
me gustan los abuelos y
los nenes recién nacidos,
me gustan las mujeres,
sus caderas,
la tibieza y el olor de sus senos,
me gustan los spaghettis,
y el vino tinto desata lengua,
me gustan las tardes rotas
por el cantar de las aves,
me gusta no pensar en nada
aun si no puedo,
me gusta fumar y considerar
que mañana dejare de hacerlo,
me gusta escribir pavadas
y a veces dar en el centro.


Roberto
(2 de mayo, 2009)




No copie, use la imaginación...

Creative Commons License
Esta obra creada por Céu de Buarque y colaboradores de Puentes de palabras está bajo la licencia de Creative Commons -No comerciacializar-Difundir sin modificar 2.5 Argentina License.

el Mapa de Puentes

Una flor silvestre en la Web

Una flor silvestre en la Web