miércoles

danza de los silencios y las vanidades musaicas

Silencio
¿cuántas veces confié a tus oquedades
los murmullos voraces de mi alma peregrina?,
y sin mediar los tiempos
ni respetar edades
me los encuentro sueltos
cobrándome la vida.


¿Quién confía en los silencios
o en los vientos
o en las hojas de otoño
que mueren amarillas?...


Los silencios no existen
son murmullos tan fuertes
que ensordecen, trasminan...
dejan sus oquedades
clamando por su vida vida.


Los mudos me rehuyen
las sombras, los fantasmas...,
de pronto cobran vida,
el velo se destapa
aunque no exista brisa
quieren volverse verso
quieren verse poesía.


Entre mis dedos
una lucha se libra,
suelen volverse cielos
algunas pesadillas,
quieren volverse dueños
de palabras semilla
los pequeños lamentos
de lo fugaz que brilla,
como si el universo
que despierta la vida
fuera un tapete viejo
guardián de zapatillas.


Silencio
nunca habita el silencio
lo que el alma suspira.

1 comentario:

Céu de Buarque dijo...

Tantos silencios han llevado a gente,
de diferente condición, a la sabiduría y a otros al loquero,
decía alguien "el justo medio", supongo que terminaré mis días en una celda y con pastillas de colores, pues de sabia no toco, y de loca mucho.
Te felicito!, me gustó mucho tu poema,
C.

No copie, use la imaginación...

Creative Commons License
Esta obra creada por Céu de Buarque y colaboradores de Puentes de palabras está bajo la licencia de Creative Commons -No comerciacializar-Difundir sin modificar 2.5 Argentina License.

el Mapa de Puentes

Una flor silvestre en la Web

Una flor silvestre en la Web