domingo

Me dijo...

Me dijo: amor
y yo, que estaba vació la escuché
y la amé...
Me dijo con sus palabras locas
lo mucho que su pecho
guardaba
mis atrofiadas coplas...
Y yo bogué en su barca
mis mares de poesía.

¡Cómo duele una espada!
¡Cómo sangra una herida!
¡Cómo se mete un verso
entre almas seducidas!

Le dije que la amaba;
y ella me dio su vida:
nuestra barca encallaba
en una mar sin días.

¡Cómo duele un silencio que se va haciendo días!
¡Cómo pesa un instante si el cariño se enfría!

Me dijo adiós...,
y los sueños volaron
de mi ciudad vacía.

-Despierto a veces-
cuando las palomas se golpean las alas.

Despierto a veces...,
cuando algún eco de risa
rebota entre los muros
de mi ciudad
centenaria y vacía.

Me dijo: amor.
Eso no tiene culpa,
es sólo una palabra
que no toca la vida.

2 comentarios:

La abuela frescotona dijo...

el amor es eterno ,la pasion efímera,el silencio en el amor suma ,en la pasion es muerte..... un abrazo

Céu de Buarque dijo...

y el tema de cómo me lo dijo...!
pues cuando yo lo digo, pues adquiere un significado que retumba en una pasión eterna... claro que mientras yo viva bien, cierto?
Que es poema fresa?
un abrazote, que te extrañé en mis días de azueto Mel...y tanto, has trabajado chico, me has dejado trabajo de días en lecturas, lágrimas y besos,
C.

No copie, use la imaginación...

Creative Commons License
Esta obra creada por Céu de Buarque y colaboradores de Puentes de palabras está bajo la licencia de Creative Commons -No comerciacializar-Difundir sin modificar 2.5 Argentina License.

el Mapa de Puentes

Una flor silvestre en la Web

Una flor silvestre en la Web